Un verano diferente – Zona Confort vs disconfort magic zona

La Operación bikINNi para el año que viene
15 August, 2015
Lecturas / videos temáticos: social injustice, Open Innovation, Leadership – Creativity – Retail Industry
5 September, 2015
Show all

Un verano diferente – Zona Confort vs disconfort magic zona

Este verano ha sido diferente; normalmente planifico cada día para sacar el máximo rendimiento, para ser efectiva y mantener en un equilibrio intenso mis obligaciones, mis deseos y  mis pasiones. Básicamente llevo mi trabajo diario de planificación, control, estrategia, gestión, soluciones efectivas y afectivas a mis espacios vacacionales, pero este verano ha sido diferente. Este verano  me he salido de varias de mis zonas de confort!  No queda otro remedio si quiero seguir siendo agente de transformación y mantener mi vocación innovadora.

Zona de confort es aquella zona en la que nos encontramos seguras, en la que controlamos, nada se nos escapa y conocemos completamente. Podría no parecer muy lógico salir de las zonas donde se está tan agustito, donde todo es tan conocido, previsible y nos manejamos como pez en el agua, o sea, en un medio que hemos creado a nuestra medida.

Sin embargo,  al salirnos, aceptamos fundamentalmente que existen más posibilidades y oportunidades (disfrutar de nuevas experiencias,  conocer otras personas , hacer las cosas de otras maneras permitirnos nuevas posibilidades y oportunidades, aumentar  nuestras habilidades, enriquecer nuestras emociones, conocimiento y perspectiva ). La consecuencia final, una vida más satisfactoria en todos los sentidos, porque nos hará crecer y evolucionar a una versión mejorada de nosotros mismas.

¿Fácil?

Un verano sin planificar y dejarse fluir no ha sido cosa fácil; salirnos a lo desconocido siempre da un poco de vértigo [nuevas y diferentes situaciones / encuentros / lugares / espacios /países…] aunque,  al haber tomado consciencia de que vamos a hacerlo de manera distinta, tomando otras posiciones, otras maneras, otras formas de ser-estar-actuar, el nivel de exigencia es variable y relativizable. Digamos que es un piloto, un prototipo, un periodo de prueba donde encontrarnos con las contradicciones y poner la creatividad a trabajar.

Para seguir adelante innovando hacia la meta [aquello que quiero] hay que ponerse a soñar, ponerle fecha al sueño y trabajar para alcanzarlo. Salir a la zona de aprendizaje y a la vertiginosa zona mágica! En la hipervelocidad vital y del mercado en la que nos encontramos,  voy soñando a plazos cada vez más cortos, aunque el sueño grande…el que no hay que perder de vista, ese sigue ahí! 

Yo visualizo las zonas de confort como un espacio anillado, disforme y dinámico. Todo no se puede cambiar a la vez, si el nuevo paradigma no está claro…mejor quedarse con el antiguo e ir paulatinamente construyendo lo nuevo. Cuando trabajo con empresas, voy/vamos  construyendo su nuevo paradigma en fases/en proceso. Fases y proceso donde la creatividad y la innovación abierta generan el nuevo paradigma.

Este verano ha sido un espacio de construcción y descanso, un encuentro de pasado-presente-futuro, un lugar de posibilidades personales y profesionales, una oportunidad de crecimiento y mejora, un lugar transitado con gafas nuevas y luces largas.

¿Cómo ha sido tú verano? ¿En que zona estás? ¿Hacia que zona vas?  ¿Conversamos para orientarnos al futuro?

Saludos desde disconfort magic zona

2 Comments

  1. Gracias por compartir Mangel. Me siento identificado con muchas cosas.

    Una cosa es nuestro proceso y otra el de nuestros clientes-personas a quien queremos servir.

    Yo quiero abrir pero, al mismo tiempo, no demasiado. Hay que ir cerrando. He escrito algo que creo que tiene que ver mucho con lo de las zonas de confort. Espero que te guste: http://www.filmatu.com/aprendizaje-mindul/

    No sé si ya sucede así. Estaría bien que me pudiera suscribir por email a tus entradas, o a los comentarios de un post que me interese,

    Besos y a seguir dando forma y valor a las bolas que tenemos en el aire.

    • dinamik dice:

      Gracias Alvaro por leerme y por compartir tú interesante post [te he dejado un comentario allá].

      Yo creo que podemos aprender todo el tiempo, de todo el mundo…solo nos hace falta superar los miedos [esos Gremilins de los que me hablaba mi coach Maru Sarasola allá por el 2008] y salirnos de esos lugares conocidos donde se está tan agustito con la seguridad de que todo va como debe ir; para mi gusto, lugares confortables pero nada entretenidos y espacios de aprendizaje muy relativo, aunque necesario a veces, y que aconsejo salir de ellos cuando estás fortalecido para afrontarlo.

      Estoy muy de acuerdo con la frase de Azucena Vega [con la que no dejo de encontrarme cual “amarillo” en los espacios de agentes de transformación] “nuestra biografía corre paralela a nuestra biología” Creo firmemente que el aprendizaje es una carrera de fondo y no considero que la diferenciación maestro aprendiz sea muy relevante, sino estar atentas a los flirteos que acompañan nuestros espacios personales-profesionales para poder servir correctamente al cliente.

      Aprendizaje y desaprendizaje / llenar y vaciar / abrir y cerrar / inspirar y sobre todo expirar. En Zazen decimos que lo importante es soltar. Si yo no me transformo y limo mis miedos y mis visiones prejuiciosas, sino se vivir con mis contradiciones y observar las oportunidades ¿Cómo podría entonces ser agente de transformación y ayudar a mis clientes a generar soluciones innovadoras, creativas y diferenciadoras?

      El cambio es como coger olas en Sopelana 😉 Un abrazo bien fuerte Alvaro. Ah! y gracias por mejorar mi blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *