Sorprendente Experiencia Gastronómica: @elclarete Vitoria-Gasteiz

¿Qué hacer con las oportunidades?
18 June, 2013
Invitación #hondartzan_19
17 July, 2013
Show all

Sorprendente Experiencia Gastronómica: @elclarete Vitoria-Gasteiz

Sorprendente experiencia gastronómica proporcionada @ELCLARETE de la mano de  Juanjo Brizuela  en un escenario de tintes renacentistas de excelente puesta en escena a ritmo del comensal.

La gracia de la experiencia fue el desarrollo de la misma y la falta de expectativas, llegamos a Vitoria-Gasteiz en la creencia de que el plato fuerte iba suceder en el Palacio Europa de la mano del update de @acornella  que también fue interesante pero  me generó cierta ansiedad con los ejemplos de ciencia aplicada a programar y controlar la naturaleza por el ser humano y la utilización masiva de datos y control de personas y objetos. Pintó un mundo de monitorización que no me apetece en absoluto, a pesar de que su hilado fue fino y vertiginoso como nos tiene acostumbrados,   tanta tecnología médica para avisarnos de que nos va a dar por ejemplo un ataque al corazón  y que vayamos avisando al puesto de salud más cercano, me generó un sentimiento de no seguridad.

Pero bueno después del vinito y varios encuentros profesionales, nos adentramos en un paseo conocido de mi antigua ciudad y nos llegamos a El Clarete ¿Por qué falta de expectativas? Llegamos a un lugar bicolor claroscuro al fondo de una mesa  de un bonito blanco, donde se nos preguntó llana y rotundamente “¿de cuchara? Hoy tenemos patatas con chorizo” Asentimos y dio paso a la pregunta directamente de viandas a bebercios…aquí comenzó el viaje para  los sentidos y  una coreografía más definida por uniformes, textos, luces, vajillas y melodías de olores y sabores del bodegón móvil que resultó ser la mesa. Me desconcertó sin duda el anfitrión aún seguido por el exquisito M. Champouier Syrah Australiano y la pared de roca.

Comimos largo, conversación agradable con primicias temáticas del próximo TEDx Woman, bit4change , storifying, dientes y flesh se fueron intercalando durante tan preciado y digestivo festín, podría haber seguido comiendo para apreciar más pan caliente, más agua liviana, más vajilla inmaculada y más conversación amena. Hay que volver a probar otra variedad de menú, el veraniego de entremeses se ha llevado un 10. Gracias Juanjo por la experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *