Precipicios de Cristal… Capas de Oro

Paraguas Rojos y otras lindezas del autónomo
19 September, 2018
2018_intenso en crecimiento y miedo
2018, INTENSO EN CRECIMIENTO Y MIEDO
31 December, 2018
Show all

Precipicios de Cristal… Capas de Oro

[muy consciente de que este primer párrafo descarta un gran número de lectores]

Estudié en una universidad feminista, pero el tema del feminismo solo habia sido una manera de ver, ser y estar en el mundo. Sin embargo, después de 9 años en el mercado como empresaria y por recientes proyectos con elevada valoración y falta de continuidad,  me he propuesto mirar desde otras perspectivas para interpretar que está pasando en el entorno de las empresarias senior al que pertenezco.

Estos últimos años,  he estado buscando un foro donde hablar con seriedad de romper los techos de cristal a través de acciones que nos permitan acortar las fechas que tanto desde la ONU como desde el artículo que más abajo cito, nos emplaza a más de 100 años  para alcanzar la paridad en puestos de dirección, sabiendo además,  que el 80% de las decisiones económicas están tomadas por hombres y la economías va … ¿cómo va?

Este 2018, he acudido a muchos eventos relacionados con género, sororidad, paridad y a alguno de igualdad. En todos y cada uno de ellos se habla del pasado y el presente de algún caso de éxito; me temo que ninguno tan relevante y longevo como para echar las campanas al vuelo y copiarlo  para acortar los plazos que todos marcan de la que ni nuestras hijas llegarán a cobrar sueldos iguales por trabajos, ni ocuparan puestos aún con calificaciones iguales.

En  un evento sobre como visibilizar a las mujeres, tomé la decisión de speak up my mind  – confrontar a la audiencia-  con el hecho de que contamos  nuestra posición desde las opiniones establecidas de los baremos creados por la masculinidad y  lanzaba la pregunta:  si pensásemos a nivel individual ¿cuál es nuestra experiencia sobre el tema de la visibilidad y la paridad? Estoy segura de que  la historia la contaríamos de maneras diversas. Me tacharon de cañera, aunque alguna mujer vino y me dijo ¡ quiero que trabajes para mí! 🙂

Visibles o no lo que es patente es que hemos dejado el poder a los hombres  y  no parece que haya un interés especial en quitarse ellos para ponernos nosotras;  como reza este artículo de El Pais a pesar ser listas no ocupamos puestos que acompañen nuestras notas….WTF!

En un evento de AED – Asociación de Empresarias y Directivas- a la que pertenezco, me sorprendieron mujeres que se oponen a la cuota y otras que ni tan siquiera se habían planteado el mentoring inverso, ni creían que las mujeres lo conseguirían ni en 80 años, ni que debiéramos traccionar proveedores como lo hacen los hombres. Querer no siempre es poder, pero el principio es reconocer el camino que ya ha sido andado, querer y creer que podemos cambiar las cosas y al menos usando lo que por ley está a disposición.

En muchos de estos encuentros se revisan, incansablemente cual eterno aprendiz, espacios públicos y privados recorridos aunque sea de maneras desiguales  en muchos. Finalmente todas pertenecemos  a varios  sistemas donde podríamos influir y actuar para generar el mundo en el que queremos vivir, ser y estar ¿a qué esperamos para poner el talento femenino en acción con un propósito común?

Me cansan los términos techos de cristal y me horrorizan los precipicios de cristal, que explico Carolina Pérez Toledo con el ejemplo de Theresa May que llevaba ahí esperando a conseguir su oportunidad y salto al precipicio de cristal, cuando nadie, ni el promotor quiso tomar el Brexit como bandera. ¿Suicidio? Claro!  ¿lucha encarnizada? Por supuesto!  ¿ Merece la pena? Seguro que no. Pero ¿cuántas de nosotras nos reconocemos habiendo aceptado proyectos semejantes , aunque de menor magnitud? Yo levanto la mano.

El evento que me dejó un poso más enriquecedor fue  el de women forward expuesto por Mirian Izquierdo  que hizo un  valiente relato de la problemática actual de las mujeres en puestos de dirección y mencionó con arrojo las capas de oro [esas mujeres que llegan a puestos de poder y olvidan que podrían estar acompañadas por otras de su mismo género] “ninguna estrella pide permiso para brillar”

 

Ha llegado el momento de poner el talento femenino a trabajar en pos de la paridad con tareas y consignas claras  que visibilicen mujeres en puestos de responsabilidad que tengan un triple impacto en las generaciones más jóvenes, con estrategias claras que estructuren consignas de movilización  programadas y toma de decisiones.

2019, ¿serás el año de un incremento exponencial en la justicia para las mujeres?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.