Diseñando el espacio: el color

Zorrotzaurre o Sentirse en el campo viviendo en la ciudad
29 September, 2011
II TEDx Bilbao Imagine_2011: designing a better present
1 October, 2011
Show all

Diseñando el espacio: el color


Carta de Color

Carta de Color

El mundo de los colores es más complejo de lo que pensamos. Cada uno tenemos nuestros colores favoritos, aquellos con los que nos sentidos más alegres, más resolutivos, más depresivos, más luchadores, nos favorecen más, nos califican de persona estacional (invierno, primavera, otoño o verano); así por ejemplo,   las personas de piel de invierno, están más bellos con gamas de verdes claros, turquesas… y a  los de otoños nos sientan mejor los naranjas, cobrizo, rojizos…..En fin  tenemos que mirarnos  en su propio espejo.

Al espacio le pasa algo parecido y dependerá de donde se utilicen y en que combinaciones que evocaran toda una variedad de estados de ánimo diferente, que harán que nuestra tienda venda más o menos, se llene se queden o se vacíe rapidamente y sin haber abierto la caja. Los colores deben elegirse para realzar el producto y dotar al comercio de los suficientes toques de color en gama que generen por un lado sueños – querer comprar– y por otro que se adapten al espacio de tal manera que la facilidad de venta  en el espacio esté garantizada.

Pero los colores no son blancos o negros, el mismo negro puede ser muy chic o muy autoritario y la luz que se emplee en este caso será fundamental. El blanco ha sido durante años popular en decoración, lo raro era quien se atrevía a pintar las paredes de colores una vez nos salimos del papel pintado floral.  El blanco en sus múltiples gamas y variedades, pega con todo y permite añadir infinitud de colores, formas  y texturas.

La gama de los cálidos rojos, amarillos, naranjas son los más activos, estimulantes y energizantes y por ello cuando llega la hora de emplearlos hay que usarlos con cautela pues atraerán la atención como ningún otro. Una habitación de descanso irá mejor en malvas,  lilas o morados con toques rojos pues estaremos dotando de calidez y calma simultáneamente.

A los amarillos, les pasa un poco como a la India, no tienen término medio, brisas estivales,  sol, pero no todos los amarillos son cálidos y hay que combinarlos con destreza, pues pueden convertir una habitación en el lugar donde no querer estar. El naranja es mucho más versátil y combinable; a los marrones y  grises le va muy bien.También a los azules se queremos dar un toque más veraniego y ligero.

Los azules nos invitan a soñar, calma la mente y el cuerpo y tranquiliza, ayuda a tomar decisiones y a ser más productivos. El color quizás más popular a la hora de decorar es el verde, por su frescor, su recuerdo con la naturaleza, con lo vivo, con su evocación del aire libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *