Resoluciones, 2 porqués y 1 cómo ( I )

udalberri
Udalberri – Consejera Teatro Arriaga
19 December, 2016
madonna
Gracias Madonna: autenticidad, el reto femenino
24 December, 2016
Show all

Resoluciones, 2 porqués y 1 cómo ( I )

interconectando_soluciones

Las resoluciones nunca llegan solas o  de repente; siempre  hay previos a dejar de fumar, ponernos a hacer deporte, cambiar el color del pelo, abandonar grupos con los que llevamos años, dejar relaciones…y un largo etc. Comienzos o finales de años, estaciones o meses son momentos que invitan a resolver …pero ¿ por qué y cuándo sucede?

Los previos a veces vienen de repente y parecen impulsivos, pero ya vamos a ver más abajo, que no son tan repentinos. A veces los previos van más lentos modificando poco a poco, negociando el cambio, pero ya vamos a ver que la modificación necesita de dos partes como el tango. A veces se producen en alternancia, son cíclicos, suceden con una cadencia conocida, porque la activamos para «protegernos» de no tomar las resoluciones, porque sentimos – ya que no es racional sino emocional-  que es mejor así…¡mejor no removerlo, ainss!

¿Por qué resolvemos?

Yo creo que resolvemos cuando ya no podemos más con la incomodidad que nos generan las discusiones, los desencuentros, la lasitud de los encuentros, lo que nos para la salud…podemos seguro ponerle ya nombres y apellidos ¿verdad?  El  darnos  tiempo para tomar una decisión tiene que ver con:

*  Darle una pensada cuando nos permitimos aceptar que algo va mal o al menos regular.

*  Ponernos a observar  con intención aclarativa.

*  Elegir cotejar  lo observado con personas indirectas de confianza para contrastar lo observado.

*  Decidir cuando y  como lo haremos – esto suele necesitar de mucha energía…cuesta-.

*  Armar el valor propio y ir suavemente a por ello.

* Hacerlo.

¿Cómo lo hacemos?

Soy una optimista pragmática, lo he dicho por aquí en más de una ocasión, y creo que,  por esto del optimismo  y porque siempre creo que existe posibilidad de mejora, tardo en ponerme a observar lo cercano hasta que  va doliendo más y entonces lo resuelvo. Cada vez tardo menos, y eso esta bien, voy aprendiendo 😉

Aterrizando la practicidad de esta cosa tan emocional que supone resolver, os voy a contar como lo hago yo, sabiendo que creo profundamente que al dolor se lo puede atajar de muchas formas y que cuanto antes se haga menos duele.

Como facilitadora de la transformación  en las organizaciones,  acepto que el cambio y la mejora continua no va con todo el             mundo y que muchas  culturas organizativas podrán cambiar cuando ciertas personas pasen a mejor lugar, por lo que en                 este caso se hace esperando y no desesperando o marchando y no esperando.

  1. la observación con intención aclarativa

Mi inspiración viene del contacto directo en  eventos y encuentros que refuerzan mi reflexión personal desde la  indagación             apreciativa. Lo presencial es un buen laboratorio para ordenar las relaciones en la distancia corta, en el lugar donde la                   presencia y la autenticidad se ponen en juego…pupilas dilatadas, cuerpos estables o lo contrario, conversaciones fluidas y pausadas o no que van engarzando una experiencia  con otra, movimientos corporales de cabezas que giran, pasitos que retroceden, prisas repentinas por hambre, frío, calor… en fin, ¿me seguís los signos de los que hay que ir tomando notas mentales?

2.la intención con observación apreciativa

Aclarando que soy partidaria de invertir en no conflicto, y que tanto los excesos como los defectos de datos, son indicativos de que algo está sucediendo,  observemos un poco más para encontrar en lo presencial: los que van sin terminar ningún encuentro; los que expolean sinceramente su malestar, ya tan superficial, a pesar de que te han convocado, los que miran a diestro y siniestro para encontrar algún conocido que le mueva del grupo donde te paraste; los que no miran más que hacia abajo y hacia los seres pequeños cándidos; los que miran solo hacia arriba sin reparar que todos ya se fueron, las oportunas gadgets que dan tanta información, los que no contestan al email, y los que lo hacen para decir, me pongo con ello…. La indagación apreciativa en lo presencial y grupal, se está convirtiendo en mi herramienta de uso constante de toma de decisiones en mi  espacio  «ressource» que me voy tomando y que aconsejo por pleno bien estar 

3.la aclaración con intención decisiva

Tras confrontar la observación intencionada, merece la pena contarnos la historia de los hechos con los nuevos datos del contexto y realizar esa narrativa – a nosotras mismas y a alguien de nuestra confianza en el contexto – que nos va a permitir resituarnos        en el camino del bienestar auténtico y pleno y abrazar la complejidad de esta vida finita. El propósito del relato, es  aprender de ello para bien propio y de las que nos rodean, algo así como tomar partido por lo que nos hace feliz.

¿Por qué deberíamos resolver?

Porque es necesario que aprendamos a comprender las emociones negativas y las positivas como elementos ineludibles de la existencia, transitar el camino aunque duela, reconocernos en lo esencial para nosotras mismas, permitirnos conocer las múltiples oportunidades que nos ofrece soltar y dejar pasar aquello y aquellos que nos alejan ineludiblemente de nuestra vocación y valores.

Una de las principales razones por las que tenemos emociones es porque nos ayudan a evaluar nuestras experiencias”, Jonathan M. Adler

 

¿vamos? ¿lo resolvemos?  ¡venga! bien venido 2017

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.