Barakaldo, ciudad encontrada

Última Parada: Hope Bilbao, zona verde comunitaria
24 April, 2010
Show all

Barakaldo, ciudad encontrada

El Proyecto Barakaldo: la ciudad encontrada, fue  presentado al Departamento de la Mujer del Ayuntamiento de Barakaldo para dar respuesta visual e implementar soluciones al trabajo de investigación realizado por varias asociaciones de mujeres de Barakaldo con el  título Mapa de la Ciudad Perdida, que identifica 8 puntos peligrososdonde varias mujeres han sido asesinadas, violadas o violentadas en la municipio de Barakaldo.
Nuestra propuesta consistía en  crear nuevas  rutas para evitar los 8 espacios peligrosos para las mujeres en Barakaldo, concebida como una intervención urbana de señalética de aviso a  implementar por la ciudad, para advertir / disminuir / anular la actual situación de inseguridad que se vive en el municipio por parte de los ciudadanos al atravesar dichos espacio.

El Proyecto Barakaldo: la ciudad encontrada, fue concebido para emplear de forma eficiente los recursos en una campaña de comunicación y sensibilización multidisciplinar e integral compuesto de cinco productos diferenciados e interrelacionados:

  1. un slogan “BARAKALDO: LA CIUDAD ENCONTRADA”.
  2. un blog de participación de uso / denuncia público-
  3. dos logos  (uno de mujer rota y otro de mujer entera).
  4. un paisaje mural para la ciudad.
  5. diseño de 8 nuevas rutas alternativas de recorridos que evitan los 8 puntos de peligro, ya que los túneles de Renfe y del Llano van a ser anulados por los desarrollos urbanísticos en la zona.
  6. Recomendación de publicación  del libro: “la cenicienta que no quería comer perdices” de Nunila López Salamero y con ilustraciones de Myriam Cameros Sierra.

Para este proyecto, invité a colabora a la artista  Eva Mena, las obras que aquí aparecen incluidas son obra de ella.

Nota: Dulcina Pereiro, a quién presentamos el proyecto, prefirió seguir gastando en espejos, farolas, que han seguido siendo vandalizados a las pocas horas de su puesta en los puntos de peligro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *